¡Más agua, por favor!

Te resumimos, con la ayuda de nuestra colaboradora Meritxell Martí, las claves de la importancia de estar bien hidratado

Con las altas temperaturas propias de estas fechas, tu cuerpo te pide más agua. En verano, la botella de agua se convierte en una de tus mejores aliadas, imprescindible, por otra parte. Así nos lo explica nuestra colaboradora Meritxell Martí, propietaria de la Farmacia Meritxell, quien nos habla de la importancia de la hidratación.

Partimos de que el agua es una sustancia insípida, inodora e incolora, y si hay alguna modificación de estas características es porque contiene algún otro componente diferente. Es, además, fundamental para la vida, nuestro cuerpo esta compuesto por una parte muy importante de agua, y además es básico para nuestro metabolismo. De hecho, de un 40 a un 60% de nuestro organismo es agua. Con la edad, su contenido en nuestro organismo va descendiendo.

Es beneficiosa tanto al consumirla como desde el punto de vista externo, pues ayuda a mejorar la salud pero también el aspecto de nuestra piel, por ejemplo. Por eso recurrimos a la talasoterapia o a las cremas hidratantes, con su alto contenido en agua.

Un elemento básico
Es absolutamente esencial e imprescindible para vivir. Aunque no nos aporta nutrientes, sí es absolutamente necesaria para nuestro metabolismo. El agua de nuestro organismo forma parte de los órganos y de los fluidos. Sin embargo, no se puede almacenar el agua como tal. En nuestro metabolismo se pierde cada día alrededor de dos litros de agua diaria, con acciones como sudar, respirar, en las heces, en la orina... y ésta se debe reponer.

Algunas veces, por diferentes circunstancias, se puede perder más agua, por ejemplo cuando estamos enfermos. La fiebre, los vómitos o diarreas pueden provocar que perdamos mucha más, algo que también sucede, como es lógico, cuando hace más calor o hacemos ejercicio.

Es por ello muy importante beber agua. Nuestro organismo nos envía la señal de “sed” cuando debemos beber. Sin embargo, con la edad, esta sensación de que estamos sedientos se va perdiendo, y por este motivo, las personas mayores se deben esforzar en beber aunque no sientan literalmente la sed.

El agua que bebemos no es absolutamente pura, ésta nos aporta otras sustancias, entre ellos los minerales. Estos minerales y sales son los que van a aportar el sabor, color y olor al agua.

¿Por qué es tan importante beber?

-El agua va a actuar como vehículo para transportar los nutrientes a las células que componen nuestro organismo y a los órganos.

-Va a ayudar a transportar los desechos de las células.

-Forma parte del metabolismo en sí, de las diferentes reacciones metabólicas.

-Es fundamental para regular la temperatura corporal.

-Fundamental también en la digestión de los alimentos.

-Para lubricar articulaciones y el esqueleto en general.

-Fundamental para mantener los tejidos hidratados y elásticos.

El sistema renal es el encargado de filtrar el agua del organismo y el responsable de su balance hídrico.

VER GALERÍA

¿Cuánta agua debemos beber?
Sobre la cantidad de agua que debemos beber, si hacemos caso a muchas de las recomendaciones más habituales, suelen decir que dos litros de agua diaria. Realmente sí es necesario beber agua y sobre todo con las altas temperaturas, en circunstancias en las que se pierde más cantidad como puede ser al hacer ejercicio, o como comentábamos, cuando tenemos diarreas, vómitos o simplemente cuando se suda más.

Pero las necesidades las marcará el propio organismo: como va a ayudar a filtrar las toxinas, si queremos adelgazar es preferible beber algo más, para que el cuerpo tenga más capacidad de filtración y eliminar las toxinas y otros desechos al adelgazar.

Cuando se sufren alergias, como puede ser al polen, es preferible de nuevo beber más cantidad de agua, pues un cuerpo deshidratado va a padecer mucho más los síntomas de este tipo de alergias.

Sin embargo, si se padece retención de líquidos o está implicado el drenaje linfático, es preferible beber lo justo, un litro podría ser suficiente, a demanda, ya que beber mucha cantidad de agua provocaría mayor retención, encharcar el estómago de agua y provocar inflamación de las piernas, por ejemplo.

Se debe tener en cuenta, además, que cuando hablamos de hidratar el organismo se considera todo el contenido hídrico que podamos beber, incluyendo zumos, sopas y contenido hídrico de los alimentos, como puede ser la fruta con mucho agua, por ejemplo el melón o la sandía.

Las aguas termales
El agua termal es un agua con alto contenido mineral, ya que procede del interior de la tierra, va a arrastrar un gran contenido de minerales, como el dióxido de carbono, siendo ésta siempre más caliente que la temperatura del agua exterior.

Estas características tan especiales del agua termal nos aportan diferentes beneficios en la piel y el cuerpo en general. Se trata de un agua filtrada por la tierra, por lo que es un agua muy pura y limpia de bacterias y toxinas. Esta agua la podemos considerar terapéutica. Desde mas de 2.000 años AC, en la antigua India ya se utilizaba el agua termal y sus propiedades beneficiosas para la salud, mientras que es muy conocida la afición en la antigua Roma por los rituales del baño, por sus beneficios en la piel y articulaciones principalmente.

El agua termal, dependiendo de las zonas donde hay y de donde procedan los acuíferos, tendrá una composición mineral diferente, una temperatura diferente y sus beneficios para la salud igualmente los podemos considerar distintos.

Por ejemplo, los acuíferos del desierto de Nubia pueden alcanzar unas temperaturas de hasta 70º C, el agua se va calentando a medida que va pasando por las diferentes regiones geotérmicas, y pueden llegar hasta a 150ºC. La temperatura, así como la presión a la que está sometida el agua, y las rocas magmáticas aportarán los minerales, generalmente hierro, potasio, magnesio, cobre o azufre entre otros.

Algunos de los beneficios de la talasoterapia son dependiendo de la mineralización y de la temperatura del agua:
-El agua a alta temperatura estimula el riego sanguíneo por vasodilatación, aumentan la oxigenación del organismo, y así el mayor movimiento, eliminando las toxinas.

-Mejora los procesos digestivos, procesos endocrinos y el sistema nervioso, mejorando la relajación y la producción de endorfinas.

-Mejora el sistema inmune.

-Aunque evidentemente dependiendo de la riqueza del agua será más beneficiosa para unas circunstancias que otras, las aguas muy ricas en azufre por ejemplo son beneficiosas para los problemas cutáneos tanto de acné como de psoriasis por ejemplo.

Otros usos del agua termal: Uno de sus usos es en balnearios, donde se mejora la relajación, tanto muscular como nerviosa. En la agricultura, aumenta el desarrollo y crecimiento de plantas y flores, sobre todo cuando en épocas de más frío esta agua va a ayudar a templar las temperaturas. En la piscicultura, igualmente, el agua termal va a estimular el crecimiento de algunas especies, como pueden ser las gambas u otros crustáceos.

En cosmética, el agua termal es una excelente manera de aportar minerales a los cosméticos en sí y a la piel. Sobre todo si usamos los sprays, es ideal cuando la piel está irritada, con rosácea, quemaduras solares... va a calmar la piel y a refrescarla.

VER GALERÍA

¿El agua de mar también puede beneficiarnos?
El agua de mar es igualmente una excelente fuente de nutrientes tanto de minerales, como de otras sustancias; puede aportarnos hasta más de 78 minerales diferentes.

El problema del agua de mar es que no la podemos beber directamente por su alto contenido en sal, lo que provocaría la deshidratación del organismo. Sin embargo, sí puede ser beneficiosa de forma isotónica, en el que el contenido mineral sea igual al del organismo, de hecho se absorberá mucho mas fácilmente.

En España hay una empresa localizada en Alicante que elabora agua de mar, esterilizada, filtrada, que elabora agua Quinto, isotónica, y además aporta un alto contenido de nutrientes como el magnesio, el calcio, el sodio y el potasio. El agua utilizada se consigue a gran profundidad marina para que sea más pura.

El agua en la cosmética
La piel es la primera barrera que va a tener el agua para que ésta se absorba, sin embargo, la piel para mantenerse flexible y saludable también debe estar hidratada. Como tal, el agua no puede atravesar la barrera hidrolipídica. Sin embargo, sí puede formar una película que va a proteger la piel sobre todo cuando se incluye en los tratamientos cosméticos. Por ejemplo, si se incluye ácido hialurónico en los cosméticos, éste va a actuar absorbiendo el agua ambiental y preservando de la deshidratación.

Más sobre: