t

Franklin Panamá la marca panameña que inspira con diseños con cultura y color

Franklin Panamá busca inspiración en las molas originales, chaquiras, prendas, en la gente y su cultura, en Panamá.

by Elizabeth Cantú Macías

Las ideas a veces surgen en los lugares menos inesperados y fue en el Paseo de Las Bóvedas del Casco Antiguo de la Ciudad, en donde su propietaria encontró una oportunidad de hacer negocios: Pañuelos.

Ahora bien, no eran pañuelos de cualquier tipo, sino lienzos que rescataran la cultura de las comunidades indígenas de Guna Yala, en Panamá.

La emprendedora Ana Deborah Amaya hace 5 años que inició esta hazaña. Fue la mola, un trabajo totalmente artesanal donde encontró su inspiración. No solo en sus formas, sino también en su gente, en sus costumbres de esta gran cultura Guna.

z

Poco a poco se fue gestando la idea, con accesorios de moda para las damas, caballeros y el hogar. Así, la empresa debió cumplir con una serie de requisitos legales de propiedad intelectual y la aprobación del Congreso General Guna, por los trazos de diseño del pueblo originario.

De esta forma, explica Ana, el proyecto se transformó en Franklin Panamá en honor a su fallecido y entusiasta padre.

La relación con la población Guna, ha implicado una gran colaboración social y la preservación de una cultura ancestral que además sirve de inspiración para todos los diseños que se realizan en cada uno de los artículos de seda, modal o algodón.

Si bien Panamá no tiene estaciones, sino temporada seca y lluviosa, los diseños tienen una línea multicolor que se ajustan a las cuatro estaciones del año, ya que dentro de los proyectos a futuro de Franklin Panamá, está el de comercializar hacia el exterior de manera continua, en base a los altos estándares de calidad que este producto conlleva. Por citar un ejemplo de su alta calidad, los pañuelos de seda son impresos en Como, ciudad ubicada al norte de Italia.

z2

Franklin Panamá se ubica en el Casco Antiguo de ciudad Panamá y funciona como un negocio familiar que no se queda con el éxito solo para ellos sino que lo comparte con los creadores del propio origen cultural, el reconocimiento de grandes artistas panameños y sobre todo, que cada pieza se convierta en un obsequio especial para quien lo vista.

Sin duda, un presente que viste, luce, divierte y brinda entusiasmo con los encendidos colores que aporta la naturaleza propia de los Guna. 

Más sobre: