t

Comienza el año como debe ser ¡Sin problemas!

El motivador de vida Fabián Zolo nos da las últimas recomendaciones para terminar el año y con él los problemas

No existen los problemas. Todo lo que conocemos como esas molestias que nos acompañan en nuestras vidas, solo son retos y desafíos que nos hacen mejores personas. En palabras del motivador Fabián Zolo: “Solo se vuelve un problema cuando no hay vías saludables para enfrentar lo sucedido, y cuando se aborda el hecho con sentimiento de temor y pesimismo”, afirma.

Aunque el término es sinónimo de complejidad  y dificultades, debemos percibirlo como una oportunidad para poder crecer como personas sanas y realizadas ¿Culpa nuestra? Aunque hay agentes externos que los generan, la solución a los problemas depende de cómo los abordamos: “Hay que asumir los problemas, acariciarlos, sostenerlos. Existe una situación de tiempo y espacio, de decidir hasta cuándo vamos a seguir llevando el conflicto y cuando acabar con él.”, nos señala el conferencista.

Lo complejo de tu problema puede generarse cuando el problema se vuelve placentero, llegando incluso a convertirse en un estilo de vida: “Hay personas que creen que el problema es necesario para su vida, pero eso sí es un problema”, nos advierte el coach, que nos invita también a enfocar todas nuestras energías en la solución, más allá del origen o las dificultades del problema.

z

En medio de las fiestas de fin y principio de año, muchos olvidan asumir las condiciones que deben resolver, que como lo señala Zolo, es el camino más fácil: “Nos enseñan frases como “El tiempo lo cura todo” pero poder acabar un problema, hay que enfrentarlo desde el primer momento”, asegura.

Como en una empresa, lo vital es el recuento periódico de los objetivos planteados, enumerando los errores y causas, antes de asumir el problema, para volver a soñar, para no volver a ver atrás: “Cada uno es dueño de la empresa Yo S.A. que debe cuidarse y rendirse cuentas de los frutos pero también de lo que hay que mejorar para el bien personal”.

Sin duda, en palabra del motivador, “Todo mal no es necesario que ocurriera, pero se puede hacer necesario en la medida en que nos vuelve buenas personas.”, en busca de esa felicidad duradera que nos lleve a alcanzar los sueños que nos plateamos en el año que viene ¿Estás listo?

Más sobre: