t

Exclusiva

Olga Sinclair, embajadora cultural de las artes

Repasamos la historia de la reconocida artista panameña

by ¡HOLA! América Central

Desde el vientre de su madre resonaban a su alrededor las voces de los artistas más reconocidos de la época, quienes junto a su padre, el gran maestro Alfredo Sinclair, y en buena camaradería, compartían en residencia de los Sinclair, sobre las tendencias de arte mundial.

Es en este ambiente que la pintora panameña Olga Sinclair crece, convirtiéndose en una mujer con alto sentido de justicia social, humanitaria y madre por excelencia.

VER GALERÍA

Tener una sombra tan grande como la del gran Alfredo Sinclair, su padre, fue todo un reto,  pero fueron precisamente esos obstáculos que la han convertido en una de las máximas exponentes del arte a nivel internacional. 

Disfruta bailar, leer y cocinar para sus seres queridos, pero la música clásica, las galerías y la pintura, delatan su afición artística: “Considero que faltan construir por lo menos cuarenta museos en las diferentes provincias: museos de historia, arte, ciencias e investigación, con auditorios y salas de lectura”, asegura a artista. 

VER GALERÍA

Su obras han recorrido las galerías en Florencia, Jordania, Madrid y Ginebra. Con su fundación FOS ACADEMY, ha brindado la posibilidad a jóvenes de ir a Europa: “Son planes de estudio que comprenden historia del arte, composición de un simple bodegón, artes digitales y todo lo relacionado a procesos creativos del niño” explica Olga.

Detrás de la artista, una madre hogareña y entregada a sus hijas constituyen su vida fuera de los pinceles y los lienzos: “Agradezco a Dios y la Virgen me dieron para ser madre. Esto es mi mayor logro ya que mis hijas son mi gran orgullo”. Para sus dos hijas, Natasha y Susy, su madre es una figura admirable: “Su compromiso de fomentar la cultura en Panamá y especialmente con la juventud es admirable” afirma Natasha, quien se desempeña como agregada comercial en la Embajada del Reino de los Países Bajos en Panamá.

 “Nos encanta la oportunidad de viajar con mi mamá a muchas de sus exposiciones la distancia nunca nos ha separado” afirma Susy, que realiza una pasantía en World Press Photo en Ámsterdam.

Más sobre: