t

Costa Rica

Isabel Campabadal: Destacada chef y escritora costarricense nos descubre, en una emotiva entrevista

Casada con un arquitecto paisajista, tiene tres hijos, siete nietos, y ha escrito once libros de cocina

by Jazmín Rivera

Elegante en sus formas y en su estilo al hablar. Isabel Campabadal es de esas mujeres que merecen llevar el título de gran señora, de dama, más allá del que se ha ganado a punta de preparación y esmero como una galardonada y reconocida chef del país.

Esta mujer, a quien asociamos directamente con  sus 40 años de trayectoria en la cocina, no es solo una cocinera, sino una profesional formada en las principales escuelas de Europa y Estados Unidos. Sus banquetes han sido degustados por los Reyes de España, artistas de Hollywood, Alberto de Mónaco y figuras de la política nacional.

 ¿Qué implica cocinar, más allá de lo aburrido que le puede parecer a algunos?

Estás trabajando casi con seres vivientes, hablemos de los vegetales o de las frutas, entonces hay que darles mucho cariño. Es como un pintor, ahí tiene sus paletas, ahí tiene sus colores, pero tiene que plasmar en el lienzo lo que va a hacer, es un arte.

 ¿De dónde nace su amor por este arte?

Fue mi mamá que desde chiquita me inculcó el amor por la cocina, yo ya de siete años hacía queques y galletas con mi mamá y fui creciendo con ese amor.. Poco a poco me fui metiendo en el campo, hasta que llegó un momento en que me fui formalmente a París y a Italia, ahí me fui capacitando como por 12 años.

 ¿Cómo fue venir a Costa Rica con todo ese bagaje?

En 1985 fue cuando salió mi primer libro, “Menú francés para cada ocasión”, esa fue la base de todo lo que había aprendido. Luego con el pasar del tiempo me fui diversificando hasta que comencé con lo de la nueva cocina costarricense.

 ¿Fue difícil abrirse camino en esa época?

Fue un aprendizaje muy bonito, pero sí era duro. Las agencias de turismo nos llevaban turistas, pero la gente no estaba acostumbrada a comer elegante en el país, pero yo perseveré y ahí seguí, empezaron todas las publicaciones de la nueva cocina costarricense.

 ¿Cómo fue ese proceso de elaborar un libro de la cocina tradicional costarricense?

Fue un trabajo duro, ya que en muchas de las recetas de mamá, los ingredientes eran: un dedito de leche, una peceta de queso blanco rallado… Y al hacer este libro hubo que empezar a porcionar todo eso. El  libro viene por temas; sacamos ocho: Lo de todos los días, La fiesta del maíz, Fiestas de turno, Paseos a la playa, etc.

 ¿Qué ingrediente no puede faltar en su cocina?

A mí me encanta el queso, ¡siempre lo tengo a mano! Me gusta el aceite de oliva y tengo una botellita de espumante en la nevera…

¿Hablando de postres… cómo hace una cocinera para mantener la línea?

Siempre es el mito de que la cocinera es una señora gruesa, cuando yo empecé clases, vino el marido de una alumna que me quería conocer, el señor como que buscaba y no me encontraba, porque no esperaba que fuera yo. Voy al gimnasio, como saludablemente y pruebo en poquito.

¿Cuál diría que es su receta para la vida?

Hay que ser alegre, hay que perseverar, porque en la vida uno se encuentra mucho obstáculo pero si se es positivo, verás las cosas siempre pensando en que van a salir mejor. También disfrutar lo que uno tiene, disfrutar la familia y el momento porque uno no sabe… Y sobre todo, una buena dosis de cariño en todo, para que las cosas te salgan bien.

Más sobre: