t

Costa Rica

Nany Sevilla: De la pantalla chica y los aeróbicos a coaching de bienestar

La mamá de Rodrigo y Sofía le cuenta a ¡HOLA! que es inquieta por naturaleza, y comprometida con el bienestar y la salud, comenzando por ella misma.

by Marianella Cordero

Si alguien quiere embotellar la esencia de la eterna juventud, que se la pida a Nany Sevilla. Con la misma sonrisa juguetona, voz de adolescente y cuerpo de atleta, nadie encarna mejor el concepto de “bienestar” como ella.

Ahora en lugar de aeróbicos, yoga, pilates, es embajadora de fitness, columnista y locutora. Desde que salió de Costa Rica siguiendo a su corazón – pasando por cuatro países ya – esta morena no ha parado de aprender sobre cómo mejorar la calidad de vida propia y ajena a través del ejercicio.

VER GALERÍA

Nany es abogada y relacionista pública. Guatemala, Honduras, México y Panamá han sido parte de su ruta: “Cuando yo llegué (a Panamá) la gente nada que ver, pero ahora uno ve a la gente en la calle corriendo: mucha maratón, mucha actividad, los fines de semana siempre hay algo. Todo comenzó en la tele, y es que llegó a Canal 2 cuando trabajaba en el gimnasio del Corobicí, y entre las alumnas estaba Doris Goldgewitch, quien la presentó con Nono Antillón, que le dio un segmento en “Nuestro Mundo”, y luego ya arrancamos “Energía aeróbica”, y de ahí pasó a Teletica.

“Sí, es un reto muy grande: abrirte puertas donde no te conocen, el nombre ya lo llevás, pero las amistades no se hacen de un día para otro”, afirma Nany.

VER GALERÍA

 Empezó a los 18 años. Hoy, con 47 recuerda como dar aeróbicos pasó de ser un hobbie, a un fenómeno global: “Ya la gente comprende que es un estilo de vida, es un seguro de vida. Tengo un programa de Radio Máxima, en Panamá, y escribo para el Huffington Post.”, afirma.

 Los aeróbicos le cambiaron la vida desde los once años: “Empecé porque mi papá era atleta. A los once estaba gordita y mi papá me dijo “¡hasta aquí, no la dejo más!” Me llevó a nadar, a correr, empecé en gimnasia… no era muy buena, pero me dediqué a nadar, y gracias a él empecé (se ríe). Él era el que me decía “Meta la panza, siéntese bien".

Admite que ha vivido muchas experiencias, en las que ha aprendido a valorar la alimentación: “No tiene sentido estar flaca por no comer, es ver la comida como algo que te nutre, no algo que te engorde.”, señala.

VER GALERÍA

Una experiencia con su madre la ha hecho una persona muy espiritual: “Yo entendí que hay un Dios todopoderoso. Comprendí la grandeza de Dios en mi vida, y por eso con el coaching, uno no les transmite religión a los alumnos, pero sí espiritualidad.”

Ya un par de veces la televisión ha tentado a Nany a regresar – no para ponernos a sudar, pero sí para engancharnos en reality shows. - El tren de trabajo no le ha permitido bajar a la estación del entretenimiento: lo suyo son las clases, el coaching, la radio, y las intensas jornadas con la familia de la que habla poco, pero a la que protege y disfruta mucho. 

Más sobre: