-t

Exclusiva

El equipo más fiel y el secreto del éxito del ciclista costarricense Andrey Amador

Sus padres y su novia posan para la cámara de ¡HOLA! Por primera vez

by Marianella Cordero

Parece que no habrá una carrera en la que Andrey Amador pueda decir: “estuvo fácil”. En realidad, no hay en el ciclismo competitivo ninguna prueba que pueda llevar ese calificativo.

Es como si por definición, ser ciclista fuera sinónimo de sufrir. ¡Pero qué extraño sufrimiento, que se lleva con una sonrisa sobre los pedales!

Siete años han pasado desde que Andrey Amador Bikazakova ingresó como un novato al equipo español. Ahora, con dos Tours de Francia, tres Giros de Italia y unos Juegos Olímpicos a cuestas, ¡HOLA! se acerca al joven detrás del ciclista.

Los ciclistas son como viejos sabios en cuerpo de chiquillos, ustedes son un contraste de madurez y entusiasmo juvenil.. ¿cómo nos podés describir tu trabajo?

La vida de ciclista es  bastante tranquila, por supuesto que cuando estamos cerca de una competencia todo cambia. Hay épocas para todo, la rutina en vacaciones se puede cambiar, o  cuando estamos relajados, pero durante la competencia toca ser así: cada corredor es un mundo.

Es un esfuerzo físico enorme, pero una vez leí que dijiste que lo que te faltaba era reforzar la parte mental, que puede verse afectada por un error.  Dentro un equipo tan grande como Movistar, me imagino que el desafío es mayor.

Todo es experiencia. No es lo mismo el primer año que a uno le pasa algo, que si te sucede de nuevo, 6 años después. Uno ve todo de manera diferente, ya sabe que después de momentos malos, viene algo bueno. Es parte de esto. Aunque uno pierda una carrera, pues viene otra…

De todas maneras, ya hace rato que dejaste de ser el nuevo del equipo.

Y tampoco soy un veterano, están esos que sí llevan 11, 12 o 14años… de hecho con alguno de los compañeros bromeábamos, sacando cuentas de cuando empezó y pasó a profesionales, y yo apenas en esa época tenía 6 años… Eso es bonito en los equipos, el

rango de edades es variado. Algunos nos llevan 13 años… y siguen. Chepe García llegó a los 40 yo con 24. ¡Cuando yo tenia 5, ya él era profesional!

-1z

Creo que has hecho que el ciclismo cotidiano sea más visible en Costa Rica. Por ejemplo, durante tu visita en diciembre, leí en twitter a alguien que escribió: “Andrey anda en circunvalación, cuídenlo”. ¡Eso es bonito!

Siempre es un riesgo salir a entrenar, y hay que andar con precaución. Eso es un gesto bonito, igual, uno no es como los futbolistas que los conoce todo el mundo, el ciclismo tiene menos difusión, pero eso me da igual.

Ya llevás casi 7 años viviendo en España. ¿Hay hábitos ya adquiridos del estilo de vida del país que absorbiste en tu rutina?

Tal vez el horario… me levanto a las 8, muy tarde a las 9; almuerzo tarde, como a las 2 o las 3, ceno a las 9 pm, me acuesto como a la 1… En cuanto a la manera de ser, algunos creen que los españoles son fríos o que están enojados, pero no; sencillamente ellos no son como nosotros, que nos cuesta decirnos las cosas de frente. El europeo dice las cosas como tienen que ser, y es algo que uno aprende de ellos. 

-2z

Para nosotros son estrellas del ciclismo, pero para vos son compañeros de equipo. Me imagino que ya con gente como Nairo, como todos ellos, la amistad es más fuerte.

Claro. Cuando uno entra al equipo, al principio, uno procura llevarse bien con la gente, llevarse bien todos, somos equipo y nos toca estar juntos tanto tiempo… ¡mucho! En carreras eso implica también compartir habitación; durante la carrera, uno se compenetra bastante con la gente, aprende a conocer su manera de ser.  Uno se lleva con los de la edad de uno, los temas de conversación.

Pero con la bicicleta van concentrados, no tienen tiempo de ir pensando en otra cosa.

Al revés… para nosotros el problema es que en la bici que uno piensa tanto… uh! El problema es ese, ¡pensamos demasiado!

Más sobre: