ni

Alexis Grillot y Kimberly Spencer nos comparten con ilusión la llegada de su primer hijo

Con apenas 30 y 29 años, recién casados hace poco más de un año, una serie de eventos los une y enamora cada día más

by Joshy Castillo

Entrevistar a Kimberly y Alexis ha sido una gran satisfacción de los últimos días. Poseedores de una personalidad fuerte y divertida, jóvenes empresarios, representan a la nueva generación de hombres y mujeres de negocios del país.

Con apenas 30 y 29 años, recién casados, apenas hace poco más de un año, los une una serie de eventos en lo que coincidimos con muchos: estaban destinados el uno para el otro. De una belleza clásica, Alexis, francés de nacimiento, alto, delgado, amante de los deportes y un nómada en sus propias palabras, ha recorrido medio mundo por razones familiares y de trabajo.

Tiene además un tío Santo por el lado de su madre. Saint Pierre Dumoulin-Borie fue un sacerdote católico misionero que fue decapitado en Vietnam en 1836 mientras hacía trabajo evangelizador como misionero. Fue beatificado en 1900 por León XIII y canonizado en 1988 por Juan Pablo II. Un antepasado familiar que enorgullece a la familia Grillot-Bros.

1

Empecemos esta historia desde el principio, ¿cómo se conocieron?

Alexis: Vine a Nicaragua a una boda y allí me la presentaron.

Kim: Yo soy amiga de la novia de la boda y ya me habían dicho que me iban a presentar a un francés.

2

¿Qué pensaste cuándo lo viste?

Alexis: Fue significativo que me dejara manejar su carro apenas tres días de estar en Nicaragua, muy significativo.

Ahora, meses después, ambos se preparan para la llegada de su primera hija. Su gusto por los deportes, así como las dificultades que han tenido que superar para poder unirse en matrimonio es lo que nos cuenta esta tierna pareja en la edición de este mes de ¡HOLA!, que nos hace tener fe en el amor que en estas épocas muestra todo su esplendor en escenas tan irresistibles como estas.

Más sobre: