ns

Nina y Sebastián Cardenal, el dúo que refresca el talento nicaragüense

La agrupación lleva cinco años llevando cultura y sentimiento a los jóvenes de nuestro país, y con su primer álbum “Últimamente” esperan llegar a toda Centroamérica

by Berny Jimenez

Las rimas que salen de la vida de estos dos jóvenes nicaragüenses parecen homenajear las raíces de su tierra natal. Cada nota que sale de su estudio de grabación, ubicado en la colonial Masaya, parece capturar la esencia de la cultura que los vio nacer y que hoy conquista los sentidos de propios y extraños. El amor por la música de su país lo llevan en las venas. Hijos de la cantautora Kattia Cardenal, su música fusiona estilos tradicionales con matices y sonidos nuevos que acompañan las voces de estos dos muchachos. Aunque recientemente han sacado a la luz su nuevo álbum “Últimamente”, su trayectoria empezó desde muy temprana edad, siendo teloneros de Ricardo Arjona y del reconocido Luis Enrique. En ¡HOLA! quisimos conocerlos y te traemos una entrevista exclusiva.

1

¿Por qué un grupo de hermanos dedicados a la música? Nina: Al principio no me gustaba la idea de trabajar con mi hermano menor, apenas tenía 15 cuando empezó a escribir canciones y nunca había tenido experiencia laboral o en frente de un escenario. Encima no quería ser predecible y seguir los pasos de mi mamá con su hermano, con el Dúo Guardabarranco. Pero no se puede negar la manera en que nos complementamos, y a pesar de que tengamos diferencias y a veces sea difícil trabajar con tu familia, compartimos las cosas más importantes, como los valores, la ética de trabajo, y por supuesto las experiencias que hemos compartido desde nuestra niñez. 

Sebastián: Como cualquier banda hay muchos conflictos, pero cuando le agregas que somos familia, se involucran otros aspectos. Hemos tenido nuestros pasos de rebeldía, pero eso le da genuinidad a las canciones

3

¿A qué edad empezaste en la industria y cuál ha sido la principal enseñanza que te ha dejado? Nina: Empecé a grabar coros a los 11 años en los discos de mi mamá. Creo que a través de esos años la principal enseñanza es que hay que tener el corazón fuerte y no dejar que las cosas te afecten. Esta industria está llena de críticos, obstáculos y personas interesadas que no tienen las mejores intenciones. Sin embargo no nos podemos dar por vencido, ni esperar a que alguien nos resuelva la vida. Las oportunidades se crean, y con disciplina y esfuerzo, hemos logrado alcanzar muchas de nuestras metas. 

¿Qué les apasiona de la música?  Sebastián: Lo lindo ha sido como hemos crecido como artistas. Más que hacer canciones pensando el pegar en la radio, este disco es como una recopilación de recuerdos, donde mostramos aspectos íntimos de nuestra personalidad”, afirma Sebastián. 

Nina: La música es todo, no me imagino sin la música. A través de toda mi vida ha sido mi refugio, cuando he estado triste o sola, me ha acompañado mi guitarra. Cuando me sentí insegura, la música me ha hecho sentir fuerte y que soy capaz de hacer cualquier cosa. Creo que sin la música la vida sería desesperante. Imagínense ir en atrapados en tráfico escuchando las noticias. Necesitamos un ritmo para poder seguir. 

2

¿Cómo ven el futuro de la música nicaragüense? Nina: Como país tenemos mucho talento, y tenemos que seguir adelante. No tenemos disqueras, es difícil encontrar patrocinadores, sin embargo tenemos iniciativa y propuestas nuevas. Estoy sorprendida de como cada año surgen nuevas bandas con nuevos estilos y una visión diferente. Veo un futuro con música diversa, hermandad entre los músicos y cada vez más artistas nicaragüenses representando al país en el exterior. 

Sebastián: Este disco trae múltiples arreglos y matices de rock- pop, sin olvidar la trova. Además de cantar Nina toca el bajo y piano, y yo ayude en hacer armonía en las canciones.

Continua leyendo la entrevista adquiriendo nuestra edición de enero.

Más sobre: