Príncipe Harry: “Me arrepiento de no haber hablado sobre la muerte de mi madre”

by hola.com

Entre las muchas cosas que el Príncipe Harry heredó de su mamá, la Princesa Diana, está la preocupación por crear un mundo mejor. Y es como parte de su interés en causas sociales, que junto a su hermano, el príncipe William, y la mujer de éste y Duquesa de Cambridge, Kate Middleton, crearon la campaña Heads Together para quienes sufren de enfermedades mentales y tienen miedo de aceptarlo. Como parte de dicha campaña, el príncipe llevó a cabo un asado en el palacio de Kensington, al que invitó a grandes del deporte que han pasado por momentos difíciles ––Rio Ferdinand, Dame Kelly Holmes, Victoria Pendleton, Jonathan Trott e Iwan Thomas, entre otros–– para hablar sobre la importancia de tener el apoyo de otras personas cuando se trata de combatir enfermedades mentales.

600x360VER GALERÍA

Durante el asado, el príncipe no solo mostró sus habilidades en la parrilla, sino que compartió con sus amigos y familiares sus problemas personales, especialmente relacionados con el fallecimiento de la Princesa Diana. “Me arrepiento de no haber hablado sobre la muerte de mi madre”, dijo Harry al ex futbolista británico Rio Ferdinand en un video para la BBC. “Los primeros veinte años de mi vida, nunca hablé sobre el impacto que creó en mí. Todos pueden sufrir de una enfermedad mental, incluso si eres un soldado o una estrella del deporte”.

Los asistentes al evento se divirtieron jugando al cricket francés, disfrutaron de las hamburguesas servidas por el velocista olímpico Iwan Thomas, y compartieron sus historias de vida. Ferdinand contó como la pérdida de su esposa, Rebecca Ellison, ha sido un proceso doloros que ha requerido de un largo proceso de sanación. Y es que para el príncipe estos momentos son de suma importancia para estar mejor: “Sufrir es parte de la vida, lo importante es que hablemos de lo que pasa. Eso no es una debilidad, debilidad sería no reconocer que tenemos un problema”, señaló Harry a sus invitados.

zVER GALERÍA

Además, para el príncipe de 31 años esta campaña puede ayudar a que cada persona logre sus sueños: “Si puedes mejorar tu propia vida y la de los que te rodean, y tener tu mente fuerte como tu cuerpo, imagina todo lo que podrías alcanzar”.

Esta no ha sido la única causa a la que el hijo menor de la Princesa Diana ha puesto su corazón. Hace unas semanas el príncipe se realizó en vivo un nuevo examen para detectar el VIH, con el fin de concientizar sobre la importancia de detectar esta enfermedad. Se trata de otra causa cercana a su corazón, puesto que su madre quería romper el estigma que pesa sobre el VIH: “Cuando mi madre le dio la mano a un hombre con SIDA en un hospital de Londres, nadie se imaginó que un cuarto de siglo después existiría un tratamiento para que vivieran una vida saludable”, dijo el príncipe, emocionado.

Más sobre: