t

WineHouse celebró en grande su octava edición

Los mejores vinos del mercado se premiaron en un ambiente de alta gama, con presencia de las distribuidoras de vino más reconocidas de Guatemala.

by Mariana Pinto

Como cada año, la Cata Winehouse es famosa por ser el punto de encuentro para los amantes del vino más entusiastas del país. En su octava edición, la cita fue en Clio’s, el restaurante donde la comida es un arte desde la selección de los ingredientes, técnicas y conocimientos. Este espacio de creación, fundado en 2008, preparó todo para que el evento fuera un verdadero éxito.

1

Para la primera etapa, se prepararon mesas con las mejores copas, planillas para la cata y, como un incentivo visual, se acomodaron a la vista de todos los codiciados premios traslúcidos, que acompañaría a casa a los viñedos más propositivos de la velada. Durante la degustación de vinos, se presentaron 24 jueces.

La experiencia se complementó con un menú preparado bajo la dirección de los hermanos chefs Olivia y Roberto de la Fuente. Este banquete sedujo a los foodies con: sliders de pulled chicken y lomito con puyazo; una deliciosa estación de antipasto, quesos y carpaccio; y una estación de postres estilo “boquitas dulces”, como pavlova, mousse chocolate y mousse maracuyá.

2

Lo mejor de lo mejor

Una vez que se conglomeró la información y se definieron los puntajes, inició la esperada premiación, guiada por Daniel Panedas, Vicepresidente de Grupo Cerca, compañía que lidera el sector de revistas en Centroamérica y el Caribe, y que promovió la creación del evento Cata WineHouse.

3

 De los 118 vinos concursantes, se premiaron los primeros quince lugares, más el Grand Prix, que dio un total de 16 bebidas galardonadas. Las más brillantes personalidades aplaudieron los mejores vinos, de cada una de estas categorías: vinos blancos Chardonnay, libre vinos blancos, vinos tintos Cabernet Sauvignon, vinos tintos del Nuevo Mundo, vinos tintos del viejo mundo.

4

La velada llegó a su mayor esplendor cuando se coronó al mejor vino de la noche. En la 8va. Edición de la Cata Winehouse, fue el vino Viña Pedrosa La Navilla Reserva 2012, que acumuló una puntuación de 91.50, en la categoría de Vinos Tintos del Viejo Mundo. Por esto, se hizo acreedor del Grand Prix.

Con alegría, los invitados celebraron otro año de excelentes vinos, con el mejor de los ambientes.  

Fotografías: Juan Pablo Rosales.

Más sobre: