t

Hondureños tienen la posibilidad de revivir la novela Cipotes

Así como el libro, la película Cipotes demuestra la sensibilidad de Ramón Amaya Amador así como las carencias y fatalidades de nuestro pueblo

by Karla Aguilar

Cipotes narra la historia de dos niños que se enfrentan con valentía a las adversidades de la vida, pero siempre haciéndolo con buena cara y optimismo. Sus aventuras llevan a descubrir no sólo la descarnada realidad en que vive un gran porcentaje de la niñez en Latinoamérica, sino también la oculta ternura de las agrupaciones sociales y su desinteresado espíritu colaborador. Folofo y Catica, personajes principales de la trama, deben sortear muchas dificultades como el hambre, el desempleo, la violencia, el abuso y principalmente la indiferencia.

1

Basada en la novela de Ramón Amaya Amador, uno de los escritores más importantes del país y que fue escrita hace medio siglo, la película muestra los problemas sociales de Honduras, que a pesar de los años siguen siendo los mismos, pero que de una manera muy tierna los personajes saben sobrellevar.

2

Boris Lara director y guionista del proyecto, manifiesta que Cipotes se mantiene fiel al espíritu de la novela escrita por Amaya, pero por ser medios distintos siempre conlleva algunos cambios. El proceso de producción comenzó hace casi dos años y hoy ya es una realidad que se puede disfrutar en todos los cines de Honduras. El elenco está formado por más de setenta actores, y fue hecha en diferentes barrios y colonias de Tegucigalpa y Comayagüela. Escenarios donde día a día se puede ver plasmada la historia de Folofo y Catica.

3

Para los involucrados, es obligación como hondureños rescatar la cultura del país y promoverla en todo el mundo, llevando a la pantalla esta historia que ya todos los hondureños conocen de corazón. Esta es, sin duda alguna, una de las producciones cinematográficas más esperadas del año en Honduras.

Fotografías cortesía Cipotes la película.

Más sobre: