carreras

José Carreras, un impecable adiós entre música italiana, española y latinoamericana

“A life in music” es el tributo que Carreras hace a su más grande amor, la música

by Laura Ávila

José Carreras es uno de los más grandes tenores del siglo XX, un intérprete que dejó huella en el mundo de la ópera gracias a su pulcra musicalidad, conmovedoras interpretaciones e inigualable voz. Con más de 40 años de trayectoria y un largo camino recorrido, que incluyó la fundación del inolvidable grupo “Los tres tenores”, el español está consciente de que es hora de retirarse..

“A life in music” es el tributo que Carreras hace a su más grande amor, la música, y con su gira más melancólica ha empezado a despedirse poco a poco de su público. Este sábado fue el turno de Costa Rica, un escenario que no visitaba desde 1995 pero que no podía quedarse fuera de este tour. Acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro español David Giménez, el tenor demostró por qué logró convertir la música lírica en el más grande fenómeno social.

carreras1

Carreras no cantó ópera, a sus 70 años optó por lucir su instrumento vocal con amplio repertorio de canciones napolitanas como Passione de N. Valente o Vurria de F. Rondine, sin dejar de lado el repertorio francés y por supuesto la zarzuela. Una simpática interpretación de “El dúo de la Africana” junto a la soprano Jacquelina Livieri arrancó los aplausos del público y con la interpretación de “The Impossible Dream” demostró la versatilidad que tiene para cantar musicales.

La nota operística de la noche la dio la intérprete argentina, quien cantó Je veux vivre de la ópera Romeo y Julieta así como Je suis Titania de Mignon.

Despedida, silencio y felicitación

“A life in music” fue un concierto de contrastes… inició con un minuto de silencio por las víctimas que dejó la depresión tropical (hoy huracán Nate) en Costa Rica y seguidamente la Orquesta Sinfónica liderada por Gabriela Mora ofreció un platillo de música costarricense que calentó los ánimos del público.

carreras2

Posteriormente la noche fue de José Carreras, quien no habló durante toda la velada hasta el final del concierto cuando dijo “Muchas gracias, gracias por su amabilidad, comprensión y también quisiera felicitarles muy efusivamente por la clasificación (al Mundial) de los ticos ¡Felicidades!”

El español se despidió con el inolvidable bolero “Solamente una vez” del autor mexicano Agustín Lara, como si dedicara esta canción a uno de sus más grandes amores de la vida, la música.

Fotografías: David Chacón Fotografia

Más sobre: