t

Lago Atitlán: el getaway que necesitas conocer

Resguardado por volcanes y abundante vegetación, esta joya guatemalteca no falla en cautivar a quien sea que la visite, por ser un verdadero paraíso terrenal, ideal para desconectarse del ajetreo urbano y recargar energías

by Mariana Pinto

Para muchos, es catalogado como uno de los lagos más bellos y románticos del planeta. Después de visitarlo incontables veces, y siempre buscar regresar, puedo decir que estoy más que de acuerdo con esto. ¡Aquí te cuento mis razones! Ubicado a aproximadamente tres horas de la ciudad, el Lago de Atitlán va revelando su belleza al visitante, conforme va bajando una carretera ondulante y estrecha. Lo primero que observas es que está rodeado por tres imponentes volcanes: Volcán San Pedro (3020m sobre el nivel del mar), Volcán Atitlán (3537m) y el Volcán Tolimán (3158m).  Estos gigantes enmarcan a las 12 poblaciones que rodean al lago; como dato curioso, estos destinos recibieron sus nombres con la inspiración de los 12 apóstoles (ej: San Pedro La Laguna).

Una vez estás en tierra, Panajachel te da la bienvenida con un ambiente bohemio, un par de cafeterías acogedoras y la promesa de un viaje inolvidable.

Los principales destinos por conocer; Como viajera, sugiero zarpar cuanto antes de Panajachel y dirigirse a los principales tesoros del Lago. El primero es San Marcos La Laguna, el lugar perfecto para hacer yoga, disfrutar de caminatas relajadas y comer en algunos de los mejores restaurantes de comida orgánica. Después está San Pedro La Laguna, el lugar de fiesta por excelencia, por tener algunos de los lugares con mejor ambiente. Aunque puedes pasar las noches bailando y disfrutando de coctelería básica, de día puedes conocer su lado más tranquilo, además de restaurantes de diversos tipos de cocina internacional.

Para disfrutar de unas vacaciones mucho más tranquilas, dirígete a Santa Cruz La Laguna. Este lugar tiene varias opciones de alojamiento, que incluyen desde cenas comunales y estudios de yoga, hasta temazcales y áreas para disfrutar de un rato de lectura, con la mejor vista. Por último, uno de los lugares que ha ganado popularidad recientemente es Santa Catarina Palopó, gracias a las coloridas fachadas que están pintando los pobladores y visitantes. En esta área también se encuentran algunos de los hoteles más exclusivos y atractivos. 

NOTA: Para transportarte entre poblaciones, acércate al muelle y pregunta por las lanchas públicas. Dile al capitán a donde te diriges y paga la cuota establecida. Una vez arriba, verás que el vehículo comienza un recorrido que pasa por todos los andenes y, al momento de llegar a cada destino, escucharás el nombre de la población a la cual arribaron. Ahora bien, si quieres viajar un poco más cómoda, vale la pena rentar una lancha privada, que si bien tiene un costo más elevado, te asegura ir directamente a dónde te interesa.

¿Qué hacer?: Todo depende de qué plan tienes, pero aquí te dejo varias opciones. Si disfrutas la actividad física intensa como el trekking, lo sugerido es acercarse a las agencias de viajes y preguntar a qué tour te puedes sumar para subir alguno de los volcanes que rodean al lago. Otra actividad imperdible es realizar el salto libre de una plataforma dentro de la reserva natural de San Marcos. ¡Es pura adrenalina! Para reencontrarte contigo misma, no dudes en llamar a Yoga Forest, también ubicado en San Marcos, para adquirir un paquete de retiro, para practicar yoga y reencontrarte contigo misma. Y, para tomar la fotografía de postal del lago, un punto privilegiado es el que ofrece la reserva natural Cerro Tzankujil.

Fotografías: Atitlan Photography Center, Atitlan Organics, Adatours, Casa Palopó, Casa Prana, Daniel López Pérez, The Yoga Forest.

Más sobre: