maximizar

Cata Mendieta Lifestyle Blog

¡Me levanto temprano y no me alcanza el tiempo! ¿Cómo maximizo mi día?

¡Consejos prácticos para sentir que tu día dura 30 horas!

by Catalina Mendieta

Quizá te identifiques con este escenario: te levantas temprano, corres y corres todo el día… casi no tienes tiempo ni de comer y mucho menos para descansar, llega la noche, todos están listos para dormir y tú apenas estás terminando… Eres la primera que se levanta, la última que se acuesta y aun así no terminas tus tareas.Las obligaciones incompletas, son como una bola de nieve que va creciendo y creciendo, hasta que ya no puedes más, ni con la carga de trabajo, ni con el sentimiento de culpa. Este escenario es muy común para las mujeres de hoy en día.

¡Pero no te preocupes! Hay disciplinas que puedes adoptar para ser más efectiva y para que nos rinda más el tiempo.

Levántate temprano: usualmente esa hora es altamente productiva, ya que muchas personas aún no han iniciado su día, por lo que, ya sea tu familia o personas con las que trabajas, no van a interrumpirte. Si necesitas de otras personas para trabajar y durante ese tiempo no hay mucho que puedas hacer, aprovéchalo para hacer ejercicio. Esto te va a dar energía para todo el día y te ayudará a activarte.

Sé realista, tú te conoces más que nadie. Sabes lo que te distrae, ya sea el teléfono, la televisión, las redes sociales o arreglarte. Una vez que reconozcas tus distractores, vas a ser consciente cuando estés perdiendo el tiempo.

Sé tajante. Cada vez que te des cuenta que estás haciendo algo que te está retrasando corrígelo de una vez y no en “cinco” minutos.

Planifica tu día. Sí, con horas y todo. Puedes hacerlo en el calendario de tu celular o en una hoja de papel, pero no en tu mente. Toma en cuenta el tiempo de desplazamiento y hasta esos 10 o 15 minutos que te toma salir de la casa… después de regresar por el vestido de lavandería que olvidaste sobre la mesa.

Cero excusas. No te permitas dejar para lo último esas tareas que te dan pereza. Si de todas maneras vas a tener que hacerlas, sal de ellas lo más pronto posible. Cuando vamos arrastrando lo que no queremos hacer, perdemos tiempo engañándonos a nosotras mismas.

Prioriza. Empieza por lo que más urge y más te gusta y termina por lo que menos te apasiona. Si no lo haces así, puedes estar siendo poco efectiva, trabajando en una cosa, pero pensando en otra.

¡Aprende a improvisar! En medio del trajín diario, también debes tener a mano un plan B. Es importante poder cambiar de marcha en cualquier momento. Si tienes tu día planeado, será más fácil mover el calendario efectivamente.

Ponte “deadlines”. Si no tienes fechas límite para tus proyectos, pueden pasar semanas o meses sin cerrar los ciclos.

Mantén la calma. En teoría, si estás bien organizada, no deberías tener problema para dormir bien, ni acumular estrés. Sabes bien que vas al día.

Aprende a decir NO. No te comprometas a hacer cosas que te van a costar un mundo cumplir. Más vale decir que no, que perder la cabeza.

Siguiendo estos simples, pero necesarios pasos, vas a descubrir como tu día se alarga. No solo vas a lograr cumplir mejor tus tareas, sino que mentalmente no vas a estar tan exhausta, ni angustiada.

¡Ah! Y si no terminaste, no pasa nada ¡Ahora que te organizaste, sabrás si te estás sobre comprometiendo o sencillamente perdiendo el tiempo!

Más sobre: