cafe

Café La Patrona, un café con esencia de mujer

Actualmente son la cuarta generación que continúa con mucha pasión esta empresa familiar.

by Karla Aguilar

Juanita de Zelaya, es una madre como muchas en el país, luchadora y siempre dando la vida por sus hijos. Junto a Dulce María Zelaya y sus demás hijas, se han convertido en productoras de café, actividad que hacen muy bien gracias al esfuerzo y al enfoque diario por sacar al máximo una marca que no solo las represente a ellas y su cultura, sino también a la tradición del aromático que hay en el municipio de El Paraíso.

Según Dulce Zelaya, su historia es de mujer ya que en Café la Patrona, es una tradición de mujeres producir café, todo inicia en los años setentas en las zonas cafetaleras del oriente de Honduras, a una altura entre los 1,000 a 1480 metros sobre el nivel del mar.

patrona5

El proceso para tener una deliciosa taza del aromático La Patrona inicia en las fincas de El Paraíso con el mantenimiento previo, la elaboración de los viveros, la selección de semillas, el trasplante a las fincas y el mantenimiento, hasta finalmente llegar a su producción que es en 3 años.

Luego la cosecha es una vez al año y se procede a su beneficiado para luego llevarlo al plantel para secarlo naturalmente de 20 a 25 días en camas africanas. Durante este tiempo Dulce y su mamá emplean de 10 a 15 personas.

Al inicio no fue nada fácil…para Dulce las dificultades son grandes lecciones y experiencias de vida. “Nuestro café poco a poco es aceptado por más consumidores que valoran el trabajo y calidad de nuestro producto”.

patrona6

Sin duda para estas mujeres, hay muchas historias de lucha y trabajo, una de ellas es lo difícil que es para el área de la agricultura ver los frutos del esfuerzo y que sea remunerado de forma justa.

“Café La Patrona es parte de esta lucha diaria que vive día a día cada productor de café. Invitamos a todos nuestros consumidores que valoren esta lucha de esfuerzo que pasamos todos los productores para llevarlos a sus hogares. En cada taza hay miles de historias, trabajo, riesgos, lluvias intensas, calles en mal estado y tantas aventuras que ocurren día a día en nuestros cafetales¨, expresó Dulce a ¡Hola!

 

Más sobre: