sf

Tintos, tacones y chupones

¿Con hijos o sin hijos? Atrevámonos a tomar nuestras propias decisiones

by Adriana Alvarez

La mayoría de nosotras crecemos expuestas: por nuestras familias, televisión y cultura popular a la idea de que el mayor punto en la vida de una mujer es el momento en el cual decide convertirse en madre, como si fuera nuestra única forma de realización y como si fuera nuestra única labor.

Hace muchos años, las mujeres trabajaban dentro del hogar, tenían la carga de todas las labores domésticas y la crianza de sus hijos y no era extraño que tuvieran varios hijos. Sin embargo, conforme la mujer se ha preparado mejor académicamente y va ingresando al mundo laboral, va reduciendo la cantidad de hijos y cambia el concepto de lo que es su realización personal.

sf3

Recuerdo durante mi juventud, cada vez que llevaba a un novio nuevo a alguna fiesta familiar, la pregunta obligada era cuando nos casaríamos. Cuando “por fin” cumplí con la obligación del matrimonio –aunque un poco tarde para algunas de las abuelas- la pregunta obligada era sobre cuando vendrían los niños… Luego, ya con la primera niña, y ya cumpliendo con el mandato social, la siguiente pregunta era, cuando vendría la siguiente.

La mujer actual se enfrenta entonces a varios dilemas: ¿Tener o no tener hijos? Si decide tenerlos, ¿A qué edad y cuántos? Si decide no tenerlos ¿Qué van a decir de ella?

¡Que digan lo que quieran!

sf1

Ese sería el consejo que yo le daría a mis hijas si se encontraran ante este dilema y lo que me dije a mí misma durante todos estos años donde he tomado mis decisiones pensando en mí.

Si bien es cierto, nos criaron haciéndonos creer que es nuestra responsabilidad pensar en las necesidades y deseos de los demás, esto es algo que no podemos seguir aceptando. Esta imposición es una gran carga para nosotras. Mientras nuestros compañeros hombres pueden vivir su vida pensando en ellos mismos sin que se les juzgue, nosotras tenemos que pensar en el resto. Esto debe parar.

Dejemos de lado estas imposiciones sociales y démonos el derecho de crear nosotras nuestro propio camino, tomar nuestras propias decisiones y ser felices con ello. Si queremos tener muchos hijos, si preferimos no ser madres del todo. Si deseamos ser madres solteras o si deseamos tener pareja. Si trabajamos dentro o fuera del hogar. Si tenemos hijos cuando estamos jóvenes o no.

sf2

Cada una de nosotras tendrá que vivir con las consecuencias de estas decisiones, por esto, deberían ser NUESTRAS decisiones, pensadas y maduradas por nosotras según sea nuestro deseo. No podemos vivir nuestra vida pensando en los demás. Demos hoy mismo el paso.

Y así como, a partir de hoy vamos a tomar nuestras propias decisiones; seamos tolerantes con las decisiones de las demás mujeres.

Presidenta de Hablemos Mujer y empoderadora de mujeres.

Facebook: www.facebook.com/HablemosMujer

Más sobre: