cancer

“El programa en lo personal me ha enseñado lo lindo que es al amor”

by Byanka Narvaez

*Annie Ortíz, quien es directora ejecutiva de la Fundación Ortíz Gurdián, quienes ayudan a mujeres a luchar contra el cáncer de mama, nos cuenta de donde nace este bello proyecto y como su madre fue inspiración para esto.


Desde el año 2003 en Managua Annie Ortíz, quien es directora ejecutiva en la Fundación Ortíz Gurdián, comenzó a ayudar a mujeres de escasos recursos que luchaban una de las enfermedades que más aqueja a las mujeres: El Cáncer de
mama.

El principal motor de Annie, era su madre, quien al pasar por esta enfermedad,
comenzó a preguntarse por aquellas mujeres quienes por una u otra razón no tenían
recursos para luchar contra este padecimiento.


“Creo que cuando uno se encuentra en una situación, y lo vive en carne propia, es más sensible a las necesidades no solo en la parte económica, pero también en la parte emocional. Y así fue como nació el programa de Lucha Contra el Cáncer de
Mamas de la Fundación. Cada vez que mi mama se examinó, paso por una cirugía,necesitó medicina, ella pensaba como hacían las mujeres de escasos recursos…Eso la motiva a ella salir delante de su tratamiento para poder hacer algo positivo en
Nicaragua”, refiere Annie.


Para Annie, crear un programa que le diera todo el acompañamiento a estasguerreras, no solo era su sueño, sino el de su valiente madre.“Para mí, mi razón de hacer mi trabajo es porque mi mama es mi todo. Ella siemprese dedicó a sus cinco hijos y esposo a tiempo completo y cuando a ella lediagnosticaron cáncer de mama ella quería hacer un programa. Cuando nos pidió
hacerlo, no había duda en cumplirle.

Así como ella siempre estuve conmigo y mishermanos desde que nacimos, ahora nos tocó a nosotros cumplirle su sueño y en verque tan importante era su sueño de ayudar a miles de mujeres, se convierte mi
sueño”, añade Annie.


Annie, quien es familiar de una mujer guerrera y valiente que superó esta enfermedad, reconoce la importancia de la familia en estos momentos de lucha. “Tener hombros donde llorar siempre es importante, alguien quien te puede escuchar tus miedos, quien te puede poner en tu lugar cuando te desbalances, alguien que diga un chiste cuando estés demasiado seria. Dividir las responsabilidades entre dos porque a veces no
podes llevar la carga sola”.


Este sueño de Annie y su mamá no solo quedó como un proyecto, ya que en el año 2010 se abrieron las puertas de la Clínica del Cáncer de Mama, una esperanza para esas mujeres que no tendrían la posibilidad económica para atender esta
enfermedad. 


“El programa en lo personal me ha enseñado lo lindo que es al amor. Yo veo a hijos que hacen todo lo que pueden y más para ayudar a su mama, acompañarla, y lucharla. Veo a parejas casados por décadas que han pasado por problemas de todo
tipo pero el cáncer no dejara separarlos.

Veo a mujeres que quizás no tiene parejas pero son tan creyente que no se sienten solas y además con la solidaridad entre otras sobrevivientes se crean familias y forman lazos.

Esto es el lado humano del cáncer, este es lado del cáncer que es importantísimo tener en la clínica y es la parte orgánica
que se creado poco a poco, día a día, por los médicos, por el equipo administrativo,por las pacientes, y especialmente por las voluntarias sobrevivientes y es por esto que el trabajo es tan gratificante”, finaliza Annie.

Más sobre: