t

Stephan Moys, el hombre apasionado por la danza

Es cirujano pero la danza se ha transformado en su segunda carrera

by Estefanía Flores

Si la vida de Stephan Moys fuera una historia, esta debería reflejar cómo el trayecto para lograr los sueños puede estar repleto de acontecimientos inesperados. Su pasión desde pequeño fue convertirse en Cirujano Dental. Ahora, con su “Clínica Dental Asociados”, su sueño es otro: ser maestro de danza clásica. “La danza es mi otra carrera”, así define Stephan Moys su pasión por el ballet clásico. A sus 28 años, siendo Cirujano Dental con especialidad en implantología, es también integrante de la Fundación Ballet de El Salvador y funge como Primer bailarín de la Compañía Ballet de El Salvador. La danza y la odontología complementan a Stephan. Desde niño le dieron a escoger entre una o la otra, hasta ahora no ha podido hacer una sin hacer la otra. Con muchos sueños por delante, dentro de los que destaca formar más profesionales en danza, Stephan le cuenta a ¡HOLA! sobre lo maravilloso de ser odontólogo y bailarín al mismo tiempo.

3

¿Cuáles son las tres virtudes que más caracterizan a Stephan Moys? Apasionado en cualquier actividad, reto, trabajo y en todo lo que emprendo. Trabajador con una buena disposición en cualquiera que sea la actividad. Optimista, creyendo que todo puede mejorar con un poco de fe y amor.

¿Cómo encontró su pasión por la danza? Más bien creo que la danza me encontró a mí. El primer día que conocí a la maestra Alcira Alonso, me ofreció un papel en la obra “El Cascanueces”. Ella creyó en mí a ojos cerrados, ofreciéndome una beca de estudio, mostrándome su pasión por la danza y enseñándome a respetar y amar este estilo de vida.

¿Cómo considera que ha sido su evolución en el mundo de la danza? Practico ballet desde los 14 años. He tenido la fortuna de realizar papeles desde cuerpo de baile, solista, y papeles principales. Actualmente, como primer bailarín de la Fundación Ballet tengo el privilegio de incursionar en mi nueva y más grande pasión: ser maestro. Descubrí que dar clases, enseñar y transmitir, aunque sea un poco de lo que se me fue dado, es el mayor regalo de todos.

Para Stephan Moys, ¿qué significa la danza? Significa la mitad de mi vida. El amor por la danza me ha hecho crecer profesional y personalmente. Me ha enseñado disciplina, puntualidad, entrega y me exige a esforzarme día a día; me ha regalado mi segunda familia y mis mayores alegrías. Definitivamente el género que más me gusta y el único en el he tenido la oportunidad de dedicarme es la danza clásica. 

1

¿Cuál ha sido la producción de danza que más le ha gustado hacer? Sin lugar a duda Romeo y Julieta. Me permitió entregarme de corazón, encontrando el equilibrio perfecto entre actuación, técnica y danza en una sola presentación llena de risas, llanto y emociones.

¿Cómo considera que se encuentra la danza en la cultura salvadoreña? Diría que la danza en El Salvador está buscando su camino, abriéndolo poco a poco. Actualmente hay muchas oportunidades en cuanto a danza, no solamente de ballet si no de cualquier tipo de danza. Las puertas se encuentran abiertas. He podido apreciar la evolución que va desde el conocimiento del público, hasta la creación de nuevas compañías y grupos de danza, lo que hace que la calidad vaya incrementando en todas las academias, escuelas y grupos. Lo que dificulta es la falta de un lugar donde se pueda estudiar formalmente una carrera en danza, pero considero que vamos por el buen camino. En El Salvador hay mucho talento, solo es cuestión de romper mitos, estereotipos y cambiar de actitud.

Sabemos que la danza es su pasión al igual que ser cirujano dental, ¿cómo logra mantener un equilibrio entre ambos roles? Desde pequeño mi mayor sueño era ser Cirujano Dental. Veía a mi tío que es como mi segundo padre, el Dr. Jaime Trejo, como mi modelo a seguir y es con quien actualmente trabajo, tenemos la “Clínica Dental Asociados”. Él me contagió su pasión que la terminé sintiendo como propia y por la cual siento un gran amor; permitiéndome levantarme motivado día a día y sonriente, sabiendo que estoy haciendo lo que tanta ilusión me causaba de niño. En el camino se me presentó la danza, la cual se convertiría en no solamente un hobbie, si no en mi otra carrera. Muchas veces me dieron a escoger entre una o la otra, a lo cual siempre respondo “soy bailarín porque soy odontólogo y soy odontólogo porque soy bailarín”. No podría hacer una sin hacer la otra, siento que me complementan. 

2

¿Cómo se encuentra Stephan Moys en el ámbito sentimental? Creciendo, aprendiendo y viviendo un día a la vez, con la esperanza de poder formalizarme y tener mi propia familia que es lo que tanto anhelo.

¿Cuáles son los planes que tiene a futuro? Tengo planes a corto y a largo plazo. A corto plazo están terminar un diplomado de rehabilitación oral sobre implantes que acabo de comenzar. En cuanto a danza me gustaría presentar mi último examen de la metodología Royal Academy of Dance de Londres (Advanced II) y poder tomar algún diplomado de pedagogía en danza clásica. A largo plazo estamos por hacer una ampliación en nuestra clínica (mi tío y yo) para poder ofrecer nuevos y más servicios, contando con tecnología de punta, área de quirófano. Un lugar agradable y de calidad a la altura de todos nuestros pacientes. En mis planes está la creación de un instituto formal que ofrezca una licenciatura en danza, donde se podrán impartir clases de ballet, actuación, coreografía, y diferentes tipos de materias complementarias, para formar más profesionales en danza orgullosamente salvadoreños. Siempre he pensado que hay mucho talento en nuestro lindo país.

Fotografías y producción: Esther Requeno

Más sobre: