t

Faby Gill de Saca le abre su corazón y pensamientos a ¡HOLA!

Afirma que los cambios también son buenos

by Estefanía Flores

La vida de Fabiola Gill de Saca últimamente ha estado repleta de cambios. Cambios a los que ella les nombra: felicidad  y plenitud.

Un año atrás Faby, como le gusta que le digan, realizaba eventos para uno de los hoteles más importantes del país, vivía con sus padres y no había descubierto algo que verdaderamente la apasionara. Ahora, emprende un proyecto como Wedding Planner, está casada con Julio Saca y pinta, cocina y tiene planes de ser madre.

A sus 30 años de edad, ha culminado dos pregrados, convirtió su trabajo en un estilo de vida y está dando pasos importantes hacia el emprendimiento. En ¡HOLA! quisimos conocerla más y te traemos una entrevista exclusiva.

1

¡Grandes cambios Faby!                                                          

Estoy feliz, creo que son decisiones que te llenan y te hacen crecer como persona.

¿Qué opina tu familia de estos cambios?

Mi familia es súper unida, aunque a veces tengamos desacuerdos o cosas de toda familia, pero en general somos muy unidos. Recuerdo que en mi infancia, mis padres trabajaban, y casi siempre pasaba con mi hermana mayor y mi mejor amiga, que a la vez era mi vecina. Tuve una infancia súper alegre pero siempre fui considerada como la oveja negra de la familia, la problemática. (Risas)

3

Hacías muchas travesuras….

(Risas). Al contrario, era bien callada… Pero una vez que me metí a trabajar en planificación de bodas, tuvo que salir la Fabiola extrovertida, la que no para de hablar. Estudié en Alemania Hotelería y Turismo. Durante ese proceso conocí a mi esposo, Julio Saca.

Un gran amor… ¿hijos este año?

Esa ha sido uno de los temas que ha cambiado mi ruta con el tiempo. Siempre le dije a Julio que quería esperar un año para ser madre y los dos estamos felices porque se pueda cumplir. Considero que será una experiencia diferente y hermosa que se vivirá al máximo. Así que veremos este año si el baby forma parte de nuestra vida.

¿Qué te inspira?

Mi humor en ese momento. Si estoy triste pinto con negro, si estoy alegre con muchos colores. (Risas)

Pero sí me tranquiliza. De repente no pinto, de repente sí. Hubo un tiempo que todos los días pintaba, cuando comencé. Tengo tres meses de ir a clases y creo que ya tengo bien claro mi estilo, porque han que pinte pajaritos, florcitas y retratos y eso no me gusta y no me sale. Lo mío es lo abstracto… También me encanta viajar.

2

Aparte de los planes de familia, ¿qué otros proyectos tienen?

Nuestra empresa. Algo que me ayudará a seguir haciendo lo que me gusta: planificar bodas. Estoy enfocada en ser diferente a las demás. Me puse a pensar qué faltaba y qué hubiera querido para mi boda. Se me ocurrió la palabra “transparencia”. Con una agencia hice una plataforma web para darle seguimiento en tiempo real a las bodas.

El mecanismo consiste en tener un check list, presupuesto, una agenda linkeada con el Google Calendar del cliente. Esto para que la novia vea que todo va bien. Tiene su wedding planner física, que soy yo y, aparte, si son las 3 de la mañana ella puede ver la plataforma. Esto le ayuda un montón para la gente de afuera, tema en el que estoy trabajando mucho.

A un año de cambios, ¿cómo podrías describirlo?

Fue el mejor año. Estoy casada, cumpliendo un sueño de ser emprendedora, teniendo una empresa propia. Fue un año de logros, de cumplir sueños, metas y espero que este 2017 sea mucho mejor. Espero que mi empresa despegue y quiero hijos, meterme a cursos, diplomados, quiero especializarme más. No quiero ser sólo wedding planner, quiero una empresa de eventos, enfocarme en mi crecimiento profesional y, primero Dios, familiar.

Más sobre: