t

Conoce a Kathya Carranza fuera de la pantalla de TV

A pesar de ser una de las presentadoras de televisión que se mantienen al margen de la farándula, Kathya se mostró como un libro abierto al exponer un poco sobre su vida familiar, espiritual, laboral y empresarial con ¡HOLA!

by Estefanía Flores y Amanda Rodas

Kathya Carranza ha presentado Noticias 4 Visión de TCS por 20 años. Su simpatía y personalidad llegan a cautivar a cualquiera que ve el noticiero y ¡HOLA! no fue la excepción. En la actualidad es madre de dos pequeños, Joaquín y Lucía, y con 15 años de matrimonio es una mujer que encuentra en su esposo su mejor socio.

Ya sea en su faceta de madre, esposa, mujer altruista o emprendedora de su propia marca de productos de belleza denominada KEKE, la presencia de esta hermosa mujer se hace valer donde sea que este.

3

Cuéntenos sobre su familia

Somos una familia pequeña. Mi madre, María Evelyn, queda viuda a sus 23 años con dos hijas, mi hermana mayor Michelle y yo, sin embargo no fue impedimento para que nos sacara adelante. Recuerdo mi infancia muy bella creada por ella, mi madre es divertidísima y muy alegre. Ponía las canciones de Julio Iglesias a todo volumen en la casa y disfrutábamos. Los fines de semana teníamos contacto con la naturaleza, ya que ella tenía fincas de café.

¿Qué cualidades ha heredado de su madre?

El amor al prójimo. No es porque sea mi madre, pero es una mujer extraordinaria que ayuda a los que más necesita, tiene un corazón muy noble.

¡Y tiene a su abuela también!

Bendición total. Mi abuela Concha Marina o Mochi, como le decimos de cariño, es muy fuerte y llena de energía, de ella se aprende muchísimo, tratamos de estar siempre pendiente de ella.

¿De qué manera lo pone en práctica?

Con mi esposo participamos de un servicio, dos domingos al mes. Les preparamos alimentos a un hogar de ancianos y mis hijos participan de eso. Para nosotros como padres, el amor al prójimo, es lo más grande que les podemos heredar a ellos, es que es lo único en que nos ha llamado Dios a ser exitosos.

¡Una altruista!

No me siento muy así pero gracias. La verdad que todo lo hago con el corazón. Iniciamos dándoles comida a indigentes en la calle, preparábamos 300 alimentos en mi casa. Luego se comenzaron a unir familiares y otras amistades de la iglesia. Tenemos ya 3 años de realizarlo. El servir al prójimo para mí es la alegría más grande que existe, ver esos ojos cuando tú les llevas el alimento y un abrazo, es vida para tu corazón.

1

Con su esposo son un gran equipo por lo que me comenta y veo en sus redes

¡Un gran equipo! Es curiosa nuestra historia. Fuimos compañeros desde el colegio, de kínder, de secundaria… No nos gustábamos y él nunca se me acercó. (Risas)

Él se va a estudiar fuera del país y perdemos contacto… cuando regresa, dice que encendió la tele y me vio en Noticias 4 Visión. Y dijo: “ve, qué bonita está la Kathya”.

¡Y la flecha!

(Risas) Sí. Me comienza a buscar y a llamar y la verdad que en ese momento no quería salir con nadie y me tuvo paciencia un año. Hasta que un día salimos y no nos volvimos a separar los casi cinco años de novios, 15 de matrimonio y ahora ya tenemos dos bellos hijos: Lucía y Joaquín Arturo.

¿Cómo son ellos?

Joaquincito es extrovertido, un niño muy social, baila, canta, no conoce la pena y es muy inteligente. Tiene ocho años. Le encanta jugar fútbol y es lo más cariñoso que existe. Lucía es una niña bastante generosa, cariñosa y ya está entrando a la pre adolescencia. Es muy artística entre pintura, pinceles, tijeras, gomas, fieltro, se le va el día. Me mancha sillas, muebles, paredes.... (Risas) Quizás como me han visto aprender la cosmética natural en mi casa, entonces ellos quizás también han querido hacer sus experimentos.

En su lado de presentadora la vemos muy recatada…

Lo que pasa que dentro de un noticiero hay un formato que cumplir, estás hablando de noticias fuertes, difíciles para nuestro país, vivo la noticia, he llorado, lo he sentido, me he enfadado cuando han sucedido cosas abominables, violaciones u otros hechos. Soy ser humano antes que ser presentadora, soy madre antes que ser presentadora. Además, no me siento una mujer muy de la farándula, soy más de familia y vida espiritual.

4

En sus redes, que por cierto es muy querida, muestra su familia, vida espiritual y negocios… y no de eventos como otros de la farándula

No, quizás soy bastante recatada, como usted dice, y muy prudente; todo tiene su límite. Es mi manera de pensar, soy madre, tengo dos hijos, estoy más enfocada en mi familia. Todos tenemos un rato de locura y de poetas, pero eso ya radica en la intimidad de tu familia, de tu hogar.

Lo que yo comparto en redes sociales considero que debe edificar a alguien más y que le aporte algo positivo a alguien más. Si lo que comparto en redes sociales no va a construir, ¿qué fin tiene? Creo que ese ha sido mi método de manejar redes sociales, que todo lo que publique sirva a un alma.

¿Tiene rituales para mantenerse bonita y fresca?

Honestamente, mi único ritual, que jamás ha fallado, es mi vida espiritual. Creo que tener esa alianza con Dios te ayuda un montón a no cargarte y tener paz. Ahí radica todo, porque cuando te cargas, te preocupas y te atormentas por las cosas que no puedes cambiar, te desgastas.

De mi parte mi cuido, ando mi rosa mosqueta, me desmaquillo con mi aceite de coco, mi tónico de agua de rosas, eso sí, la limpieza de todas las noches es de rigor, pues el maquillaje marchita, intoxica el rostro, necesitamos liberarlo. Hay días que sí alcanzo a lavarme con agua y jabón, hay días que no, sólo el tónico y a dormir.

¿Esos productos son hechos por usted?

Sí, producto natural creados por mí.

2

¿Cómo surge?

En casa inicie. Ahora, gracias a Dios cuento con un laboratorio que me los fabrica  con todas las certificaciones necesarias hasta para poder exportar.  Surge porque siempre quise tener algo propio y también porque he tenido el ejemplo de mi madre, que ha sido una mujer luchadora y trabajadora. Después de una cena romántica en casa con mi esposo, le dije que le iba a hacer un masaje… caliento una almohadita que yo hice en forma de herradura, se la pongo, tenía unas cremitas de lavanda y le encantó a tal punto que me dijo: “gorda, y por qué no lo vendes. Esto está fenomenal”. Y así comenzó mi experiencia de emprendedora.

Ahora ya es KEKE

Sí, nombre puesto por mi hija cuando estaba bebé. Eso fue hace un año, sigo aprendiendo en el camino porque no estudié administración de empresas, ni mucho menos un proyecto de ventas por catálogo en donde damos trabajo a muchas mujeres, aunque también tengo un local para exhibir los 40 productos que creamos.

¿Qué más podríamos ver de Kathya?

Mi vida es servir. Yo no estoy en este mundo para ver qué me llevo, sino para ver qué dejo. Verán de mí una mujer auténtica que en lo que pueda apoyarlos ahí estaré. Verán de mí una mujer de familia, trabajadora y empresaria por mucho tiempo.

Más sobre: