t

Olga Miranda, después de tres años, nos abre las puertas de su vida

Olga abrió a ¡HOLA! las puertas de su casa y reveló la jovialidad y generosidad detrás de la reconocida chef salvadoreña que todos conocemos y nos da una primicia sobre su segundo libro: “Recetas de mi vida, un recorrido por El Salvador”.

by Estefanía Flores y Amanda Rodas

La larga trayectoria de Olga Miranda radica en su amor por la cocina. Son ya varios los años en los que ha escrito parte de la historia de la cocina salvadoreña y, luego de ser reconocida como la “Chef del Año” en los Premios ARES a la Excelencia Gastronómica 2017, la trayectoria de esta extraordinaria mujer la posiciona como un pilar esencial en el arte culinario de El Salvador.

Olga es el impulso que toda mujer salvadoreña necesita para darse cuenta que puede llegar a ser exitosa en varios ámbitos de su vida pues, además de ser la presidenta de la Fundación de la Tercera Edad (FUSATE), productora y conductora de los programas "Olga!" y Olga Plus!, también es una mujer amante de la familia y el hogar.

3

Usted fue la primera que nos abrió las puertas de su casa cuando inició ¡Hola! El Salvador, hace tres años. ¿Qué cambios ha vivido desde entonces? ¿En qué proyectos se ha embarcado?

Siempre recuerdo esa sesión fotográfica para la primera edición de ¡HOLA! de forma especial. En estos tres años han sucedido nuevos proyectos. Acabo de terminar mi nuevo libro de cocina “Recetas de mi vida, un recorrido por El Salvador”. Me entregué a el con toda mi dedicación, con pasión, dejando un pequeño legado de recetas con ingredientes regionales.

¿Qué encontramos en sus páginas?

Hace muchos años, hice una lista de las 50 cosas que quería hacer en mi vida. Una de ellas era un libro de cocina, lo cumplí y ahora tengo nuevas metas, ya no son 50 cosas, sino más.

¿Satisfecha del libro?

Muchísimo. Es lo que amo hacer, compartir  con los salvadoreños lo nuestro.

Usted siempre anda buscando proyectos, ¿o me equivoco?

 Para mí el tener metas y nuevos proyectos en mi vida es un gran estimulante, desde pequeñas hasta las más ambiciosas. Llevar paralelas varias a la vez y cerrar ciclos de vida. Mi familia se va extendiendo, tengo dos nuevos querubines, muy pequeños, adorables, con personalidades que te enamoran; hijos de Ana y Fernando, ellos pueden hacer de mí casi lo que quieran.

Una vez al año me adentro por una temporada en el mundo de mi hijo José Gabriel, un gran arquitecto que trabaja en el primer mundo con “Peter Marino”, arquitecto mundialmente reconocido. Entonces apago estas luces y enciendo las de New York, me meto de lleno para contaminarme de la energía de esa ciudad.

1

¡Qué espectacular!

Mis hijos son así.

Olga su nombre es de reputación y de referencia en nuestra cocina salvadoreña, ¿sus dote son hereditarios?

Definitivamente que es hereditario, mi abuela materna fue entregada totalmente a su cocina Española casera, mi madre de profesión bailarina clásica, aprendió de ella. En Nueva York donde ella bailaba aprovechó a aprender de grandes cocineros y lo mismo sucedió cuando estaba en Europa.

Así desde muy pequeña el tema principal ha girado alrededor del quehacer culinario. Mis primeros pasteles los hice  a los 6 años. Desde entonces, nunca he dejado de cocinar, estudiar, ensayar y crear todo tipo de platos y recetas.

Al tener una infancia tan empapada por la cocina, ¿siempre soñó con trabajar como chef o de niña o joven tenía otros planes?

No pensé que la cocina sería mi profesión. Me imaginaba siendo una abogada (mi padre lo era) o dirigiendo alguna obra de teatro, mi madre me lo estimulaba mucho con las historias de los musicales de broodway. Tenía bastantes responsabilidades, era responsable y estudiosa.

En ese tiempo de juventud que vivió en Nicaragua y también en España. ¿Cómo le marcó esto en sus recetas?

Nací en Madrid, España. Cuando tenía casi 4 años, ambos se vinieron a El Salvador. Se podría decir que casi toda mi infancia fue aquí. A mi padre lo nombraron embajador de nuestro país en Nicaragua, lo acompañamos en mi adolescencia a ese destino. Todos esos años me impactaron, me encantó su gastronomía, su alegría por vivir y su sed cultura.

Luego me fui a vivir a Madrid y estudié gastronomía. Tuve la posibilidad de asistir a restaurantes de 4 a 5 tenedores en sus cocinas y fue lo mejor que me pudo pasar. También viví en Londres como esposa del embajador de El Salvador. Esto me permitió experimentar con otra cocina, una más atrevida, más contemporánea. Además, impartí clases de cocina en Canning House. Ir a un supermercado en Londres es como entrar a la cueva de los tesoros de Alibaba.

4

Programa de TV, libros, canal en Youtube, su página oficial en Facebook… ¿Cómo ha logrado la sinergia en todo?

Los  cambios han sido constantes desde mis primeros pasos en el mundo de la TV. Comencé contratada para un programa que se llamaba “Hoy en su casa”, como anfitriona en canal 4, pero pero me retiré para ser madre el cual fue mi más importante proyecto de vida. Siempre seguí con la idea de regresar al mundo de la TV con un proyecto más ambicioso. Fue entonces cuando, desde hace ya 13 años, produzco y soy protagonista de los programas de TV Olga! y Olga Plus!, que se transmite en TV nacional y se envía a Estados Unidos. Tratamos de estar siempre al día con toda la tecnología, sin ella sería imposible estar vigente.

¡También presidenta de FUSATE ¿de dónde surgió la idea?

La Fundación Salvadoreña de la Tercera Edad (FUSATE) se fundó hace 26 años. Desde entonces nuestro máximo logro fue concientizar a toda una nación sobre el tema del Adulto Mayor. Tenemos cobertura a nivel de los 14 departamentos, teniendo 119 sub-filiales y más de 111,740 afiliados con carnet. Nuestro trabajo de campo es a través de clubs o centros integrales de día, tenemos 8 en el país y 2 dormitorios públicos.

Siempre he pensado que debemos ser realistas, utilizar nuestros talentos para construir, no para destruir y ayudar a crear felicidad para otros, uniendo esfuerzos. Un pueblo se puede conocer por su cultura, al ver su respeto a sus mayores.

¡Y el proyecto Olga Gourmet y de las ventas a través de pedidos en línea. ¿De qué trata?

Olga! Gourmet nació en el año 2005, con la idea de exportar productos nacionales, reuniendo esos estándares de calidad, con la condición que fueran naturales y sin preservantes, de preferencia orgánicos. “Olga Gourmet” nació con su línea de vinagretas de frutas étnicas como el marañón, arrayán, jocote, mango, tamarindo y rosa de Jamaica.

A la par está la línea de Pestos de Flor de Loroco, nuestra orquídea salvaje, Pesto de Cilantro y Pesto de Pimientos. Todos presentes en gran variedad de platos. Están localmente en los supermercados de mayor prestigio y se pueden comprar por internet, a través de la página www.olgamiranda.com con PayPal recibiéndolo a domicilio. ¡Nuevos productos vienen este año!

2

¿Hay alguien que le siga los pasos en este mundo de Olga?

Tengo dos hijos varones, ambos muy creativos en su profesiones, amantes de la cocina y el buen comer, uno es cineasta y el otro arquitecto, los considero muy perfeccionistas. Uno de ellos compra libros de alta cocina, es un chef increíble, así que creo que sí seguirá la veta familiar.

En casa, ¿quién cocina?

Pues parece que yo. (Risas). Siempre lo he hecho sin ninguna dificultad, pero con ayuda es todavía mejor.

¿Cuál es su comida favorita, y cuál es la que más le gusta cocinarle a su familia?

En mi casa no tenemos la costumbre de cocinar platos favoritos muy fijos, pero sí usar la mejor materia prima. Mi comida favorita no la cambio nunca, son los frijoles, en todas sus variedades, el maíz y su extenso contenido de platos.

¿Cuáles es su tiempo?

Lo dedico con amor a mis mascotas. Me gustaba participar en concursos de belleza con ellas, ahora caminarlas tranquilamente es una gozada. Extraño la equitación. No puedo vivir sin escuchar casi toda clase de música, bailar, leer, admirar las plantas, arreglar floreros, cocinar, crear nuevas recetas, todo eso me entretiene y me relaja. 

CRÉDITOS

Producción: Amanda Rodas, Estefanía Flores y Esther Requeno

Fotógrafo: Francisco Castaneda

Makeup y peinado: Eduardo Matheu, 90 Grados

Más sobre: