personajes

Conozca a Silvia Regalado, la mujer que lleva el flamenco en las venas

El flamenco nació en Andalucía en el siglo XVIII y ahora puede disfrutarse en El Salvador gracias a Silvia Regalado.

by Néstor Amaya

Tal y como se ha conocido en los últimos años, el flamenco ha tenido una gran popularidad en la región centroamericana y El Salvador no es la excepción. Cuando se habla de una persona destacada en este tipo de expresión de arte, Silvia Regalado es el mejor referente.

Esta hermosa mujer enamorada del arte, el canto, el baile, los poemas de García Lorca y la pintura; es la máxima representante del flamenco en El Salvador. Se auto describe como una persona con temperamento fuerte, decidida, perseverante, autentica, muy espontánea y comunicativa. Es madre de tres hijos a los que ama con todo su corazón y con los que se siente feliz cada vez que disfrutan juntos de una excelente comida, un buen café o disfrutar de un delicioso vino tinto.

Además, esta auténtica mujer también es amante de las armas: “Me gusta el tiro, siento pasión por las armas, desde muy pequeña mi padre me enseñó a tirar, ese deporte es algo que disfruto mucho”, dijo. Gracias a su descendencia española, Silvia asegura haber siempre tenido atracción por el flamenco en todas sus formas de expresión, indudablemente lo lleva en sus venas.

En el 2010 conoció al profesor de origen gitano, Edgar de la O, quien fue contratado para darle clases de canto a una de sus hijas. En una ocasión mientras mantenían una plática muy amena, ellos coincidieron con su pasión por el flamenco y decidieron crear el movimiento llamado Gypsy Soul.

Hasta la fecha, Gypsy Soul es un movimiento muy reconocido en las tierras salvadoreñas por ser un grupo integral en la representación de dicho arte. Han tenido muchas presentaciones en exclusivos restaurantes, centros comerciales, teatros e innumerables presentaciones privadas. Además Silvia ha traído en varias ocasiones a artistas flamencos gitanos internacionales quienes también han participado en shows, han realizado talleres de flamenco, guitarra flamenca y cajón flamenco.

Para ella, su mejor experiencia dentro del grupo ha sido tener una presentación a beneficio de la fundación “Sana mi corazón”, en donde tuvo la oportunidad de involucrar a sus tres hijos para que también fueran partícipes del evento en donde les mostró la importancia de ayudar a los que necesitan.

Dios y sus hijos son su mayor inspiración. Por un lado Dios le da la fuerza y el entusiasmo diario para seguir adelante; por otro sus hijos también son su gran fuente de inspiración y su tesoro más preciado según expresó a ¡HOLA!

Esta hermosa y muy talentosa mujer también ha demostrado ser una guerrera. Cuando sus dos niñas tenían 6 y 9 años y estaba embarazada de su último hijo, su esposo falleció; “fueron tiempos muy duros en todo sentido, espiritualmente muy fuerte, porque dos años antes de morir mi esposo, ya habíamos perdido a nuestro pequeño hijo Carlitos de 2 años en un accidente en casa… no fue fácil, fue un gran reto”, dijo.

Las ganas de sacar adelante a sus hijos hicieron que Silvia tomara fuerzas para poder trabajar y velar por que nada les hiciera falta. Ella sabía perfectamente la meta que tenía que cumplir y así lo ha hecho hasta la fecha.

Ella planea seguir trabajando en difundir la cultura flamenca en El Salvador, hacer giras internacionales con la banda y ayudar a los que más la necesitan. Por último, ella deja un mensaje: “A veces en la vida se presentan situaciones en las que uno siente literalmente que el mundo se le viene encima, pero siempre hay un Dios que ayuda y es bueno. Agarrados de la mano de él somos capaces de sobre pasar fronteras”.

Producción: Néstor Amaya
Fotografías: Gabriela Guzmán
Locación: Linda Vista Gardens
Vestuario: Mixtura
Maquillaje: Art Deco

Más sobre: